COLECTIVO

Guadalajara, Jalisco, Mexico
Somos un grupo de amigos amantes a la fotografía y a la bicicleta, de ahí el nombre de este blog. Cada domingo vamos a pedalear por diferentes rumbos de la ciudad y fuera de la misma. Hacemos tanto ciclismo de montaña, ciclismo urbano y biciturismo. Con esto queremos fomentar el uso de la bicicleta como una herramienta viable de movilidad, de salud y de diversión. ¡¡¡Animate a rodar con nosotros, saca tu bici a pasear!!! Escríbenos a camararodante@hotmail.com

miércoles, 12 de octubre de 2016

"QUE BONITO ES EXPLORAR LUGARES FUERA DEL MAPA" CRÓNICA DE ADRIANA QUIRARTE.


El domingo pasada (9-Oct) fue mi primer día con Cámara Rodante. Me sentía como niña exploradora. Llegué sola a las 6:55 am al Parque Rehilete Alcalde y me acerqué a un grupo de personas que muy sonrientes me dieron la mano. Se empezó a organizar la salida y la guía dio indicaciones y arrancamos en nuestros coches rumbo a la carretera a Saltillo.

Entre el Parque y la granja acuícola a la que llegamos a estacionarnos, hubo una parada para esperar a todos los coches de nuestra comitiva. Los guías ponían atención de cuidar que todos llegáramos al mismo lugar y nadie se perdiera; uno de ellos al frente de la comitiva y otro al final. Por fin llegamos a un jardín muy bonito que resultó ser nuestro estacionamiento y ahí empieza la rodada.


Un paisaje hermoso, la carretera para nosotros solos, pasaba un carro cada 5 minutos, yo emocionada por lo veloz que iba, tomando en consideración que soy más bien novata en el tema de bicicletas. En eso, alguien se le rompe la cadena e inmediatamente más de uno se acerca a ayudarlo. Como un km adelante el resto del grupo nos reagrupamos, nos desentumimos y ya luego llega el aviso de que ahí vienen los del percance. Seguimos nuestro camino hasta entrar a Mazahuala (creo que ese era el nombre, pero iniciaba con Maza…) y nos dirigimos en directo al mirador, no antes sin pasar por una pendiente de miedo, o para otros “emocionante”. ¡Una vista de la Barranca de Huentitán espectacular!


Alcanzamos a ver claramente el edificio de arquitectura de la U de G pero con una barranca de separación. Disfrutamos tomándonos fotos. Nuestra guía Laura nos invitó a que dejáramos el mirador mejor que antes de nuestra llegada; en pocos minutos dejamos el lugar sin botellas ni papelitos marinela que rondaban por ahí.


Y ahora si el regreso… oh ohhhh, la bajadita tan “emocionante” al mirador se convierte en una subidita que yo por mi novatez decido aventármela a pie. El resto de expertos la sube con algo de esfuerzo, pero la suben.


Nos reagrupamos en la plaza de Maza…, fluyen las galletas y la fruta; ya teníamos hambre creo que todos.


La guía indica nuestro siguiente poblado a visitar: Trejos. Tres buenos charcos en el camino, algunos los pasé lo más rápido que pude y por lo mismo me embarré con más ganas de agua con lodo, pero muy feliz y satisfecha que salí de esos charcos.

En Trejos nos esperaba una iglesia abandonada, de muy bonito diseño, y también unos árboles frutales en el patio de esa iglesia que les hacía falta que alguien los cosechara, y pues ahí estábamos nosotros. Toronjas, guayabas y limas fue nuestro souvenir.


Y ahí vamos a nuestro tercer poblado: Tlacotán. Entramos a su cementerio, donde vemos tumbas de lo más elaboradas, y una muralla altísima de los vestigios de construcción de lo que iba a ser la Catedral de la Capital de la Nueva España… upsss… el Virrey cambió de decisión y la dejó a medias.
 

Y me puedo imaginar que por la necesidad de los pobladores de enterrar a sus muertitos en un terreno sagrado, el cementerio se expandió cuesta arriba hasta el punto en que hay tumbas muy modernas dentro de las paredes de lo que iba a ser la Catedral.


Terminada la visita nos enfilamos rumbo al restaurante donde teníamos nuestros coches y ahí es cuando se presentan más pendientes “emocionantes”. Nuevamente oh ohhh para mi. Aún no logro saber cómo lo hacen, con que nervio se dejan ir a toda velocidad!!! Es algo que les envidio, jeje. Si yo, en lo poquito que me animaba a ir a mayor velocidad me llenaba de una sensación de libertad y de plena emoción, me imagino lo que sintieron los demás.


A la llegada, degustamos rico pescadito en el criadero acuícola, una heladísima cerveza y una plática muy agradable con los nuevos amigos.


Hoy busco en el mapa a Mazahuala, para corroborar que así se llamaba ese primer poblado… y no lo encuentro; con eso confirmo que a esos lugares no hubiéramos podido llegar si no fuera por la iniciativa de nuestros guías, son lugares que puede que no aparezcan en el mapa.

En todo el trayecto hubo algunos percances menores; cadenas rotas, llantas ponchadas, pedales en la mano; yo vi que siempre hubo manos amigas que ayudaban y en pocos minutos hasta el de la bici sin pedales pudo andar.

Linda experiencia, excelente ambiente de compañerismo ¡Ahhh y Qué bonito es explorar lugares
fuera del mapa!

Adriana Quirarte
Cámara Rodante


1 comentario:

  1. Felicidades por la crónica y por tu primer rodada... El lugar era Mascuala :D

    ResponderEliminar