COLECTIVO

Guadalajara, Jalisco, Mexico
Somos un grupo de amigos amantes a la fotografía y a la bicicleta, de ahí el nombre de este blog. Cada domingo vamos a pedalear por diferentes rumbos de la ciudad y fuera de la misma. Hacemos tanto ciclismo de montaña, ciclismo urbano y biciturismo. Con esto queremos fomentar el uso de la bicicleta como una herramienta viable de movilidad, de salud y de diversión. ¡¡¡Animate a rodar con nosotros, saca tu bici a pasear!!! Escríbenos a camararodante@hotmail.com

jueves, 22 de agosto de 2019

DOMINGO AGAVERO DE MUCHOS CASCOS Y RUEDAS


Este domingo, por primera vez, dejé de lado mi rutina dominical de la Vía Recreactiva y acepté la invitación de mi muy querida amiga Ana para ir a rodar en campo con Cámara Rodante.

Es emocionante llegar a un lugar con tantas ruedas y cascos listos para la aventura. En mi caso sin saber qué esperar (con un poco de nervios), pero sentí la buena vibra que por lo general siempre está presente en los lugares donde se practica algún deporte y eso me ayudó.



Antes de salir, Edgar (el guía) explica puntos importantes y empieza la aventura. Pude apreciar el paisaje agavero y las calles del Arenal amaneciendo, pero como toda novata sufrí pequeños accidentes, como frenarme de seco y detener el flujo del paseo o como a medio charco brincar de ladito para no caerme por completo, pero no faltó quien me diera el consejo de cómo hacer mejor las cosas o me animara y eso se agradece.



Pude disfrutar de ríos de agua caliente, cruzar campos de anís, apreciar el rico olor a campo y los charcos de lodo, así como de unas emocionantes subidas y bajadas, que debo confesar en una subida me bajé a la mitad, pero continúe la mitad que me faltaba caminando valientemente, porque de lo contrario no hubiera llegado, creo que aquí influyó mi falta de condición y experiencia en estas rodadas, ya que a mi bici le fallaron los cambios, pero todos mis respetos a los que la lograron, así que un buen consejo es “revisa tu bici antes de salir de paseo”, más si es en campo y por favor no te lleves nada blanco, mucho menos calcetines.



En conclusión, me divertí como hace tiempo no lo hacía en un paseo, conocí lugares desconocidos y hermosos para mí, pude apreciar campos, vivir una pequeña aventura que me desafío y me dejó un grato recuerdo de mi domingo en bici.



Al final del paseo, el llegar a lavarte la cara y disfrutar un rato con amigos con una rica bebida o dos, es una merecida recompensa.

Esta experiencia es algo que sin duda quiero repetir y que recomiendo hacer al menos una veces en tu vida.

Crónica por: Ana Hernández